Tribu Sioux de Dakota del Norte se opone a construcción de oleoducto en sus tierras – Fuente: http://www.lagranepoca.com/

Hace pocos días los medios difundieron imágenes sobre la protesta y detención de 141 indígenas de la tribu Sioux y de ecologistas en el campamento Sacred Stone en Dakota del Norte, EE.UU., por oponerse a la construcción de un oleoducto en tierras que los Sioux reconocen como suyas.

“El oleoducto atravesaría tierras tradicionales y ancestrales de la tribu” y su construcción “pone en peligro muchos lugares sagrados”, incluyendo los cementerios de sus antepasados y la fuente de agua del río Missouri, según la web de la reserva de los Sioux en Standing Rock.

El pasado 25 de julio, a pesar de las fuertes objeciones de la tribu, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. autorizó la construcción de la tubería en el proyecto “Dakota Access Pipeline”, como parte de la construcción del oleoducto de 1.100 millas que se propone para llevar más de medio millón de barriles de petróleo crudo a Bakken, Illinois, atravesando cuatro estados.

sioux

La compañía Energy Transfer Partners, dueña del proyecto, asegura que el oleoducto permitirá que el petróleo crudo de Dakota del Norte llegue a los principales mercados de refinación de una manera más “directa y rentable, segura y ambientalmente responsable”.

sioux2

Examen ambiental

El borrador inicial de evaluación ambiental de la compañía del 9 de diciembre de 2015, no menciona del hecho de que la vía que elegida para el oleoducto “podría poner en peligro, el agua potable de la tribu y de sus ciudadanos. En realidad omite la existencia de la tribu en todos los mapas y cualquier análisis, en violación directa políticas ambientales de EE.UU.”, según un comunicado emitido por el 15 de agosto.

Los Sioux reclaman que la ley federal requiere una consulta significativa con la tribu en estos asuntos, y según afirmaron “eso no ha ocurrido aquí”.

La tribu se reunió con numerosas agencias federales para discutir el daño impuesto por la tubería, incluyendo: la Agencia de Protección Ambiental, el Departamento del Interior, y el Consejo Asesor de Preservación Histórica. Los tres organismos posteriormente escribieron cartas al Cuerpo de Ejército expresando preocupaciones sobre los recursos ambientales y culturales relacionados con la tubería.

El caso Tribu Sioux de Standing Rock versus Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. fue presentado en la Corte de Distrito de Columbia el 27 de julio de 2016.

Descubrimiento arqueológico

Como parte del juicio, el equipo jurídico de la tribu Sioux presentó el viernes 2 de septiembre, documentos que certificaron una de sus principales demandas en el caso: que el oleoducto atravesará y probablemente destruirá los sitios de entierro nativos y lugares sagrados.

La gran Nación Sioux delimitada por los tratados Fort Laramie de 1854 y 1868 que definen el vasto territorio de 25 millones de acres de lo que se luego se convirtió en la gran reserva Sioux.

Según David Archambault, el Sr. Dave Meyers, dueño de las tierras que la tubería va a cruzar, durante la última semana de agosto de 2016 se preguntó si había tumbas indígenas que podían verse afectadas por la construcción del gasoducto.

Le preguntó a Tim Mentz, miembro Sioux de Standing Rock, y un arqueólogo nativo.

Meyers conocía que una evaluación ambiental había sido realizada por la Oficina de Preservación Histórica del Estado, sin embargo, “estos son los expertos no indígenas”.

El domingo 29 de agosto de 2016, Tim y sus hijos encontraron 82 marcas históricas importantes en el lugar, de las cuales 27 eran de lugares de enterramientos.

El viernes 2 de septiembre de 2016, la tribu Sioux solicitó en la corte federal del distrito en Washington, DC, una orden judicial para detener de forma inmediata la construcción.

Los documentos presentados en la Corte, con los últimos descubrimientos, “proporcionaron algunas de las primeras pruebas de que las autoridades estatales  pasaron por alto importantes temas arqueológicos en la trayectoria de la tubería. Por ejemplo, se describe la presencia de un elemento de piedra que representa la constelación Iyokaptan Tanka (la Osa Mayor), señal de que un líder importante, probablemente un jefe muy respetado, fue enterrado cerca”, según The Atlantic, el 6 de septiembre.

Destrucción de los sitios recién descubiertos

Los abogados de la compañía fueron debidamente notificados de la acción judicial.

Horas después hubo un acto intencional y deliberado de la empresa:

“El trabajo del ‘corredor’ estaba a muchas millas de distancia del sitio histórico que fue identificado”, dijo el presidente de los Sioux Archambault, pero “al día siguiente después de que presentamos (la demanda), que era sábado 3 de septiembre, (…) los trabajadores de la construcción (…) arrasaron el sitio”.

“Los sitios de rituales, de ayuno y tumbas habían desaparecido por completo”.

De acuerdo con el arqueólogo del descubrimiento, Tim Mentz, los sitios eran una parte muy importante de la historia oral de los pueblos Lakota/Dakota.

“Puesto que nuestro pueblo no había desarrollado una forma escrita de lenguaje, la tierra fue marcada por medio del simbolismo. Las historias perduran y son recordadas por la enseñanza de las incrustaciones de piedras en el suelo, las cuales deben soportar la prueba del tiempo”.

Asimismo, explicó que se utilizaron diferentes tamaños de piedras con diferentes propósitos, y que las piedras a veces fueron coloreadas para transmitir un determinado significado.

“Otras formaciones reflejan el conocimiento de las estrellas, ya que se creía “que lo que está arriba, el cielo y las estrellas, está abajo también”.

Enfrentamientos

Desde abril de este año cientos de personas se han concentrado en el campamento de la Roca Sagrada en solidaridad con los Sioux.

El sábado 3 de septiembre, día en que la empresa decidió limpiar el área en que los Sioux hicieron los hallazgos arqueológicos, hubo enfrentamientos entre manifestantes y la seguridad de la empresa constructora.

Kyle Kirchmeier, Sheriff del condado Morton, en un comunicado dijo que más que “un disturbio fue una protesta”, y que los manifestantes habían entraron a tierras privadas.

En el caso de la reciente protesta de la noche del jueves 27 de octubre, el Sheriff Kirchmeier comunicó que hubo” interacciones tensas” entre los manifestantes y las fuerzas del orden, y que debido a los incendios provocados por los manifestantes, el puente de la autopista 1806 quedó dañado.

Añadió que los representantes de los campamentos han estado trabajando con la policía tratando de dispersar a los manifestantes, y agradeció a los miembros tribales su ayuda para calmar los ánimos en la situación del puente.

Según el Sheriff, durante una de las detenciones, una mujer disparó varias veces contra la policía, y los manifestantes lanzaron explosivos caseros a los oficiales, por ello los agentes respondieron a la “escalada de acciones violentas e ilegales” mediante el uso de spray de pimienta y armas paralizantes Taser.

El mismo jueves día 27 de octubre el Standing Rock Fact Checker, un proyecto de Alianza de Infraestructuras compuesto por más de 40 grupos agrícolas, empresariales, laborales y de ciudadanos que apoyan la construcción de la tubería por considerarla segura y tecnológicamente avanzada, expresó que:

“En los últimos meses se han producido repetidas violaciones de las tierras privadas, vandalismo, matanza de ganado, destrucción de equipo, intimidación a los medios de comunicación, y amenazas contra miembros de la comunidad, la policía y los trabajadores del oleoducto”.

El Dakota Access Pipeline “se ha convertido en un espectáculo – una causa célebre”, dijeron.

Indicaron, además, que desde que comenzó la protesta hace casi 50 días, “246 personas han sido detenidas como parte de las protestas” pero que “la gran mayoría, 223, son de fuera de Dakota del Norte”.

El jefe de la tribu Sioux del Standing Rock en múltiples ocasiones se ha referido al carácter pacífico y no violento de sus reclamos.

“Buscamos proteger nuestras aguas y nuestros lugares sagrados”, declaró el jefe Sioux Dave Archambault II, durante la audiencia del 24 de agosto, y subrayó “que no hay lugar para la violencia, amenazas o actividad ilegal en lo que hacemos. Debemos permanecer unidos, en paz y en oración. Ese es el camino que vamos a ofrecer a las generaciones venideras para una vida mejor”.

El pasado 9 de septiembre el Departamento de Justicia, junto con el Departamento del Ejército y el Departamento del Interior de EE. UU. detuvieron, provisionalmente, el proyecto.

Desde mi humilde aporte a esta nota, puedo agregar este Video para reflexionar:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s