Etiquetas

, , , ,

El primero en notar que en Tomás Aramayo había algo especial, fue su pediatra, al ver que al año y diez meses el nene ya no usaba pañales. A los dos, sabía el abecedario en inglés y castellano; con tres, sumaba, restaba y escribía; y cuando cumplió cinco, multiplicaba y dividía.

“Como papás nos dábamos cuenta de que aprendía mucho más rápido de lo normal. Le gustaba muchísimo la lectura, la matemática y siempre fue muy sensible, de preguntarse por cuestiones filosóficas como la muerte”, recuerda Liliana Almada, su mamá. “El pediatra nos aconsejó consultar con un área de alta inteligencia que depende del Ministerio de Educación de Jujuy: allí le hicieron una evaluación y dio que tenía ACI”.

Origen: Aprender en casa: más tiempo para los intereses múltiples – 02.01.2017 – LA NACION

Compartió: Viviana Rodriguez – www.vivianarodriguez.com

Anuncios