Etiquetas

, , , ,

Cuándo llegás a la cárcel la realidad se te da vuelta. Ahí se termina de destruir el magro tejido social con el que contaba tu vida, para hacer lugar a un mundo de violencia estatal en el que sos prescindible, lleno de marginación y falta de oportunidades.

El penal es una cosmopolis que luego empezás a conocer, se te hacen carne sus rutinas, sus dinámicas y el número en que te convertís. El sistema no te ofrece nada por sí mismo que te permita proyectar un futuro diferente.

Origen: “Dejé de tartamudear y publiqué mi primer libro” – 23.01.2017 – LA NACION

Compartió: Viviana Rodriguez – www.vivianarodriguez.com

Anuncios