Etiquetas

, , , , ,

DR. ABEL ALBINO

Fundador y Presidente de Fundación CONIN

El Dr. Abel Albino nació en el año 1946 en Buenos Aires, Argentina. 
En 1972 se graduó con el título de médico en la Universidad de Tucumán. Al año siguiente, viajó a Chile para especializarse en Pediatría en el Hospital Luis Calvo Mackena; ahí tuvo el honor de conocer al Prof. Dr. Fernando Mönckeberg, donde se contactó por primera vez con la problemática de la desnutrición infantil.

En 1987, se doctoró en Medicina en la Universidad Nacional de Cuyo. 
Después de un tiempo, en 1992, se trasladó a España para estudiar Biología Molecular en la Universidad de Navarra. Le produjo profunda tristeza ver la brecha entre Europa y la Argentina; países tan pequeños y poderosos, frente al nuestro que, siendo infinitamente más rico, se encontraba tan empobrecido. Decidió entonces regresar a Mendoza y organizó un congreso en el que invitó al Prof. Dr. Fernando Mönckeberg, quien disertó sobre la única debilidad mental que se puede prevenir y revertir, la única creada por el hombre, la debilidad mental del desnutrido.

Así, junto a un gran número de colaboradores, el 4 de septiembre de 1993 creó en Mendoza, Argentina, la Fundación CONIN (Cooperadora de la Nutrición Infantil).

 

El Dr. Albino muestra contundentemente que en Argentina los lesionados cerebrales por la desnutrición -lesionados de por vida-, son millones, y que estamos rodeados no sólo del hambre, también de la lesión cerebral irreparable… El médico y pediatra, escribe para decirnos que ya es hora de despertarnos del sueño que padecemos, pues antes de que un niño desnutrido cumpla dos años, su cerebro aún es rescatable pero transcurrido ese lapso, la lesión cerebral será posiblemente, de por vida; por tanto, hay que prevenir actuando urgentemente, porque en su defecto hipotecaremos el futuro.
Hoy, la deserción escolar, tan publicitada por la prensa como problema social, es causada, en primer lugar, por el daño cerebral de la desnutrición: hay niños aptos para sumar y restar, pero no para multiplicar y dividir… y menos aún para comprender el teorema de Pitágoras. Por eso es que hay desnutridos aptos sólo para concluir los estudios primarios, mientras que otros, con el cerebro tal vez menos averiado, pueden avanzar algo en los estudios secundarios, pero jamás serán universitarios.
Albino ya ha publicado junto al Dr. Fernando Mönckeberg el libro Desnutrición: el mal oculto, pues experimentaba la necesidad de avisarnos que quien deserta de la escuela, más que vago o carente de autoestima, la mayoría de las veces es un simple desnutrido. Y por eso debemos terminar con esta enfermedad. Es consciente de que esta enfermedad debe ser abordada con diversas terapias, y una de ellas consiste en enfrentar la desvirtuación de la sexualidad. Los chicos desnutridos suelen ser fruto del abandono, el cual tiene una de sus incuestionables raíces en el sexo promiscuo y sin compromiso, que genera masivamente hijos no deseados –todo desnutrido suele ser un niño que vino al mundo sin ser deseado-.

Si tenés tiempo escuchalo en esta CONFERENCIA

 

Esta es la última entrevista que le hicieron en un programa periodístico que habla de la realidad HOY

 

Compartió: Viviana Rodriguez – http://www.vivianarodriguez.com

 

Anuncios