Etiquetas

, , , ,

“En insistir no me gana nadie”, dice Fabiana Donati para ponerle un título a su lucha. Una lucha que culminó con poder darle su apellido a su hija adoptiva Johana y salvar de unos padres abusivos a dos de sus hermanos biológicos. Hoy, ellos cuatro forman una hermosa familia, y la lucha pasa por poder darles la mejor calidad de vida posible.
Viven en una casa de dos ambientes en San Isidro, donde falta espacio pero sobra cariño. Fabiana duerme en un sillón en el living y sus tres hijos en la única habitación. La Fiscalía de Estado de San Isidro le dio en comodato una casa más espaciosa que no tiene herederos, pero les faltan los recursos para arreglarla.

Joana (18), Brian (17) y Marisol (15) estuvieron varios años en el hogar Familias de Esperanza. Un día una vecina de Fabiana pasó por la puerta de su casa con varios chicos de ese hogar que nadie sacaba a pasear. “Eran como 10. Y Johana, que tenía 5 años, me agarró la mano. Era toda negrita y redondita. Y le dije a mi amiga: el fin de semana que viene la saco yo”, dice recordando el momento fundacional de esa relación que sólo fue creciendo en incondicionalidad.

Continuar leyendo en: Una historia llena de amor – Diario Online de Misiones

Compartió: Viviana Rodriguez – http://www.vivianarodriguez.com

 

Anuncios