La abuela de 93 años que se consagró campeona del strudel

Elizabeth “Pepita” Guti, de Avellaneda, se llevó la medalla de oro en la categoría postre de los Juegos Bonaerenses. Lo prepara como le enseñó su suegra de origen vienés.

“Nunca es tarde si la dicha es buena”, dice un refrán. El caso de Elizabeth Guti se ajusta perfectamente a la máxima, ya que a sus 93 años logró uno de sus sueños: conseguir la medalla dorada en los Juegos Bonaerenses. En octubre, la vecina de Wilde ganó con su strudel de manzana en la categoría “Mejor Postre” de la competencia que todos los años se organiza en Mar del Plata y recibe a jubilados de distintas localidades de la Provincia de Buenos Aires.

“Pepita”, como le dicen en el barrio, participa en estas competencias desde hace más de 20 años en representación de Avellaneda y del Nuevo Centro de Jubilados y Pensionados, ubicado en la calle Corvalán al 1300.

La abuela de 93 años que se consagró campeona del strudel

Pepita tras ganar la medalla de oro en Mar del Plata.

En un mueble de su modesto living, entre portarretratos y otros objetos personales, reposan varios trofeos y medallas que aún conservan su brillo. Sin embargo, las preseas tienen una particularidad: todas son de plata.

Por aquellos años, Elizabeth se destacaba en el tejo: “Con mi compañera ganamos nueve años consecutivos. Nos iba muy bien pero nunca llegábamos a la medalla de oro en Mar del Plata. En 1993 estuvimos a un punto de ganar un viaje a Europa pero no se nos dio”, recuerda y se le dibuja una mueca de bronca. Una lesión en la muñeca le hizo perder precisión y la obligó a cambiar el tejo por las bochas, el tejido y la cocina, las otras categorías en las que participó sin perder el espíritu competitivo.

Mirá también

El heladero de los sabores más raros

Rodrigo Yacante, delegado municipal que acompaña a los jubilados, anotó a Elizabeth en la categoría de postres sin previo aviso. La vecina ya había cocinado chucrut en otros concursos, pero esta vez eligió la receta del strudel de manzana que su suegra de origen vienés le había enseñado en su juventud.

“Es el postre que mejor me sale y más le gusta a mis nietos”, dice. Tras ganar en las instancias regionales de Avellaneda y Almirante Brown, “Pepita” volvió a La Feliz, donde por fin obtuvo el reconocimiento que le faltaba. “Cuando dijeron mi nombre en la premiación, pegué un salto y salí corriendo al escenario. Di gracias a todos los que me alentaron porque era mi mayor deseo y conseguirlo, a esta altura, fue una sorpresa”, admite.

Aunque se siente una wildense más, Elizabeth nació en Checoslovaquia y llegó a la Argentina en 1930, junto a su madre y sus hermanos. Su padre había viajado dos años antes por la oleada inmigratoria y se encontraba en Valentín Alsina, donde había construido la primera casa de la familia. Cuando cumplió 20 años, se casó y se mudó a Dock Sud, donde trabajó durante varios años como dueña de una peluquería. Finalmente, en la década del ‘90 llegó a su casa del pasaje Los Aromos en Wilde, el barrio que la adoptó.

La abuela de 93 años que se consagró campeona del strudel

La campeona del strudel luce la medalla de oro delante de sus otros trofeos.

Uno de los acontecimientos que marcó su vida fue la muerte de su marido, cuando ella tenía 53 años. “A partir de ahí tuve que luchar para mantener a mis hijos. Me hice cargo de la empresa de mi esposo, una compañía de transporte en la que tenía que lidiar con otros hombres, algo que no era nada fácil en esa época”, asegura.

Elizabeth dice que, pese a todo, se siente satisfecha. “No puedo quejarme, tuve mucha suerte. Siempre trabajé y mantuve mi casa, viví para eso hasta que tuve la posibilidad de jubilarme”, resalta.

Mirá también

El matrimonio de jubilados que hizo más de 6.500 juguetes y los donó

Pero, ¿cuál es el secreto de “Pepita”? “Disfruto de la vida. Le cocino a mis nietos y voy casi siempre al centro de jubilados a jugar a las cartas con mis amigos. Ah, y me tomo una cervecita todos los días”, dice entre carcajadas.

Los secretos de la receta

La preparación de la masa incluye 400 gramos de harina, 2 cucharadas de aceite, una pizca de sal y agua tibia. Dejar calentar con la olla tapada para que se ablande.

Para el relleno es necesaria una buena cantidad de azúcar, canela, 150 gramos de nueces picadas y 50 gramos de pasas de uvas. Cortar cuatro manzanas en gajos finitos para hacer varias capas.

Hornear la preparación durante 45 minutos. Y una vez cocido, espolvorear el strudel con azúcar impalpable.

Fuente: https://www.clarin.com/zonales/abuela-93-anos-consagro-campeona-strudel

Compartió: Viviana Rodriguez – http://vivianarodriguez.comhttp://vivianarodriguezblog.wordpress.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s